Arrendamiento de avión presidencial es entre mismo gobierno

Boeing no tiene nada que ver con el arrendamiento que actualmente se tiene entre Banobras, dueño del avión presidencial, y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el arrendador, de acuerdo con documentos que evidencian que las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto informaron, como ahora lo hace la de Andrés Manuel López Obrador, el método para adquirirlo.

El avión presidencial TP-01. Foto: (Especial)

En 2015, la Sedena detalló en respuesta a una solicitud de información que el avión se compró a Boeing a través de una adjudicación directa y se financiaría con un arrendamiento por medio de Banobras.

En otros documentos, fechados en 2012, se agrega que el proceso para comprar el avión se estableció desde entonces para que Banobras lo adquiriera a solicitud de la Defensa Nacional, institución que le iría pagando a Banobras anualmente a través de un arrendamiento financiero.

A inicios de 2016, una vez concretada la compra y a semanas de la entrega del avión en la administración de Peña Nieto, la Presidencia reiteró en un comunicado que Banobras había comprado la aeronave y expuso que su costo fue de 218 millones de dólares, incluyendo las adecuaciones, ingeniería, equipo y refacciones.

En ese comunicado se informó que Banobras tenía firmado un acuerdo de arrendamiento a 15 años con la Secretaría de la Defensa Nacional y que al final de ese periodo, el avión sería de la Sedena.

La semana pasada, el director de Banobras, Jorge Mendoza, reiteró en MILENIO Televisión que el avión sí se podía vender a pesar de que el arrendamiento estaba vigente, pues el contrato era entre dos entidades del gobierno federal: Banobras y Sedena.

«En 2012, Banobras sale y compra el avión y lo paga de contado al fabricante, a Boeing por 218 millones de dólares, incluyendo ya todo el equipamiento interno de la aeronave. Ese avión entra en un arrendamiento, se recibe por Banobras y se hace un arrendamiento entre Banobras y el gobierno federal. Finalmente es un patrimonio de la nación», afirmó.

Este martes en redes sociales se difundió un comunicado falso, a nombre de la empresa Boeing, que asegura que el avión presidencial no se puede vender por estar bajo arrendamiento al gobierno federal por 25 años, el texto es inverosímil pues asegura que tiene una cláusula que prohíbe que la aeronave sea rifada.

Fuente: Milenio

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja un comentario