Piden censar a vendedores ambulantes en Chichén Itzá

Piden un censo para oferentes que se encuentran dentro de la zona arqueológica de Chichén Itzá, para conocer cuántos realmente son artesanos.

Luego de que se reavivara la petición de retirar a estas personas del sitio, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) de Mérida, Michel Salum Francis, dijo que es urgente que las autoridades federales y estatales atiendan este asunto, debido a que ahí existe gente que expende productos lejos de ser artesanías, además de que en este sitio impera la corrupción.

“Lo que hay que hacer, primero que nada, es ver quien realmente es artesano y quien no. Quien vende cosas importadas ilegalmente y quien no. En base a eso, hacer un filtrado y ver realmente cuantas personas son porque yo te apuesto que realmente artesanos hay 5 o 6”, dijo.

“Todos los demás venden mercancía que es de origen chino de dudosa procedencia, venden todo tipo de cosas ahí en la zona”, agregó.

Según el líder empresarial, este sería el primer paso para dotar a los artesanos reales de un sitio adecuado para vender sus creaciones que no afecte a los visitantes a este sitio, labor que es parte de un proyecto integral que impulsa el ejecutivo estatal en coordinación con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) el cual se encuentra detenido.

De hecho, apuntó que antes de dar continuidad a dicho proyecto, primero se debe completar el censo de los oferentes.

Por cierto, Salum Francis acusó al INAH de ser el promotor de que estas personas se encuentren al interior de Chichén Itzá por lo que exigió que esta dependencia sea quien busque una solución al asunto de los artesanos.

“Por la reja del INAH entran y salen. Que cierre su reja y que vea de qué manera resuelve este asunto. Si ellos crearon ese monstruo, pues también, hay que ver de qué manera se va a resolver porque culpar al gobierno es lo que han hecho por 14 años”, sentenció.

Precisó que además de generar mala imagen a los visitantes, la presencia de los oferentes en este sitio se ha convertido en una mafia que estaría operando entre estas personas.

“El que está allá y no paga lo sacan. La persona que está dentro de la zona es porque ya pagó su día. Son 5 dólares paga cada quien. No se aquien, hay una persona, una organización y ahí hay sus cobratarios. A donde va ese dinero, eso hay que averiguar”, aseveró.

ACOM

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja un comentario