Trova yucateca, en peligro de desaparecer por la falta de interés

La trova yucateca “está en cierto riesgo”, asegura el investigador Enrique Martín Briceño. No se encuentra en los “medios masivos de comunicación, ya no se enseña en las escuelas, no hay mucha gente que lleve serenatas. Está ciertamente decreciendo el consumo de la trova, a pesar de los esfuerzos que hay para preservarla y difundirla”.

Este género musical fue declarado patrimonio cultural intangible de Yucatán en el 2016, sin embargo, el ex director de la Escuela Superior de Artes de Yucatán (ESAY) considera que “hace falta tomar una serie de medidas para poder garantizar su preservación, su desarrollo, su continuidad”.

Beto Burgos, con más de 80 años, va de cantina en cantina

El maestro Martín Briceño habló del caso del trovador Beto Burgos: ”tiene más de 80 años y todavía va de cantina en cantina ofreciendo sus servicios; Burgos es un verdadero tesoro humano vivo”.

El conocimiento que tiene sobre la “canción yucateca, no lo comparten muchos trovadores más jóvenes; con él se puede ir una parte de este patrimonio; me refiero no solamente al repertorio, sino también a los estilos tradicionales de ejecución y todo lo que puede contar en torno a la canción”.

Apoyo a los músicos de la Plaza Grande

Los trovadores que ofrecen canciones en la Plaza Grande de Mérida realizan esta actividad desde hace más de sesenta años. En el pasado se buscó la manera “de que tengan seguridad social, pero bueno hasta ahora creo que no se ha hecho mucho”.

Al respecto, Enrique Martín recordó la propuesta que hizo el compositor Daniel Milán Cabrera: “que el Ayuntamiento de Mérida organizara algo así como ferias musicales en las cuales, los que acudiran a la Plaza Grande, pudieran contratar a los trovadores y que se ofrecieran por un precio eswpecial las canciones, a un precio más bajo las más antiguas, menos conocidas, y que el Cabildo pudiera subsidiar este servicio en ocasiones especiales. Es una manera creativa de apoyarlos”.

“Otra forma sería dándoles una cantidad mensual por el trabajo que están haciendo de preservar una manifestación cultural que es patrimonio del estado”.

La banda sonora de las nuevas generaciones

Briceño señaló que “insistiría en la música tradicional yucateca se incluya, como lo estaba antes, en el repertorio que los niños aprenden en las escuelas. Es una manera de que las nuevas generaciones incluyan, dentro de la banda sonora de su vida, la trova yucateca”.

El investigador considera que el papel de las escuelas puede ser fundamental, “todo lo demás que yo planteo sigue vigente”.

Nuevas versiones, nuevos públicos

En el Decálogo, Martín Briceño habla de la necesidad de hacer nuevas versiones del repertorio tradicional. Él sigue pensando que eso es necesario, además de aumentar su presencia en los medios electrónicos y que “el estado pudiera auspiciar otro tipo de agrupaciones aparte de la Orquesta Típica Yucalpetén”.

Enrique Martín reconoce que para “mucha gente no está lo suficientemente claro qué es y qué no es la trova yucateca”, habla sobre el estudio realizado por Tanius Karam y Martín Echeverría en el que se considera trova yucateca “a las canciones de los tríos de los años cincuenta”.

“Siempre habrá diversas opiniones, pero creo que lo que importa es que se hagan estas nuevas versiones que pueden llegar a un público que no es el que habitualmente escucha trova, incluso en las ejecuciones más tradicionales”.

Últimas actividades por el Día del Trovador

Este viernes 29, en el Museo de la Canción Yucateca, habrá una Noche de café con Bohemia a las 20 horas; el sábado 30 se entregará la medalla Pastor Cervera a Julián Ernesto Durán Flores en el Palacio de la Música a la misma hora. 

Guitarras, guitarras, guitarras será el concierto de cierre de esta celebración al trovador. Estarán presentes Los Juglares, Yahal Kab, Los 4 armónicos, Los 3 Yucatecos y el Trío Ensueño, en el Museo de la Canción Yucateca a las 20:30 horas.

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja un comentario