84% de los programas sociales de Gobierno de AMLO son ineficientes, a pesar de recibir 621 mil mdp

Por segundo año consecutivo, la mayoría de los programas sociales del Gobierno de López Obrador tuvieron en 2020 un bajo desempeño y algunos de ellos operaron también en condiciones de opacidad. 84% de los programas sociales de Gobierno de AMLO son ineficientes, a pesar de recibir 621 mil mdp

Así lo revela el Índice de Desempeño de los Programas Públicos Federales 2021 (INDEP) elaborado por la organización Agencia para el Desarrollo (GESOC), en el que destaca que de 96 programas sociales analizados, solo 15 tuvieron un desempeño óptimo, mientras que los 81 restantes, el 84%, no estuvieron en condiciones de resolver el problema público para el que fueron creados, a pesar de que en 2020 recibieron más de 621 mil millones de pesos de presupuesto.

Entre los programas con un escaso desempeño hay algunos de los considerados ‘estrella’ en la presente administración, como Sembrando Vida, el programa de reforestación con el que el Gobierno actual ha dicho que busca combatir los efectos del cambio climático en México. Otros con bajo rendimiento son el de Becas para personas con discapacidad, y el programa de Universidades para el Bienestar Benito Juárez. Por el contrario, el programa de Pensión para Adultos Mayores está entre los que mejor rendimiento han tenido. 

Alfredo Elizondo, coordinador general de GESOC, dijo a Animal Político que este es el segundo año consecutivo en el que la mayoría de los programas sociales del ejecutivo federal obtienen resultados negativos, y explicó que las causas de ese mal desempeño están directamente relacionadas a que durante 2020 sufrieron importantes recortes presupuestales. 

Por ejemplo, en 2020, el programa de Becas para Personas con Discapacidad sufrió un recorte de 3 mil 903 millones de pesos. Mientras que programas como el de Bienestar Integral de los Pueblos Indígenas, o el programa para la Productividad y competitividad Industrial, de la Secretaría de Economía, sufrieron ajustes presupuestales por arriba del 90%, en relación a lo que se les había aprobado inicialmente en 2020.  

“Cuando tienes un recorte de esa magnitud, es muy complicado que un programa social pueda mantener una operación aceptable”, subrayó Elizondo. 

Además de programas ineficientes, el INDEP también detectó en su análisis dos programas especialmente opacos en 2020 que incluyó en la ‘Caja Negra del Gasto Social Federal’, pues no reportaron su población beneficiaria en la base de datos de programas y acciones federales de desarrollo social de la Secretaría de Hacienda, ni en solicitudes de información. 

Se trata de la Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez y del programa de Desarrollo y Vinculación de la Investigación Científica y Tecnológica, a cargo de la SADER. Entre ambos acumularon más de 30 mil millones de presupuesto en 2020. 

Esta cifra de dos programas incluidos en la ‘Caja Negra’ supone una mejoría en relación al estudio que GESOC hizo en 2019, cuando diez programas se ubicaron en esa misma ‘Caja Negra’. Sin embargo, Alfredo Elizondo expuso a este medio que “la gran diferencia es la cantidad de recursos que se les asignaron a esos programas opacos en uno y otro año”. 

“En 2019, diez programas opacos tenían alrededor de 4 mil 200 millones de pesos de presupuesto. Mientras que un año después, en 2020, dos programas opacos concentraron hasta 33 mil millones de pesos. Por lo que, en términos de presupuesto, sí hubo una gran diferencia”, recalcó. 

En su análisis, GESOC advierte que, a pesar de que 81 de los 96 programas sociales analizados presentaron un desempeño escaso o mejorable, o problemas de opacidad, el Gobierno de López Obrador propuso en el proyecto de Egresos de la Federación 2022 que 61 de esos programas continúen y que además dispongan de un presupuesto de otros 677 mil 236 millones de pesos. 

Por ejemplo, para el programa Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez, uno de los dos incluidos en la ‘Caja Negra’, el Ejecutivo propone que para el próximo año disponga de 34 mil 999 millones de pesos, es decir, 4% más que el presupuesto aprobado en este 2021. 

Ante los niveles de opacidad que presenta dicho programa, el coordinador general de GESOC expuso que pidieron a los legisladores de la Cámara de Diputados que no aprueben el incremento de su presupuesto cuando tenga lugar a finales de este año la discusión y aprobación del paquete de egresos 2022. Al contrario, les pidieron que endurezcan las medidas de transparencia y de rendición de cuentas para este programa específico.

Por otra parte, la investigación de GESOC arroja que en 2020, durante el inicio de la contingencia sanitaria por la Covid 19, el 68% del presupuesto de los programas sociales federales se destinó a programas opacos o con desempeño limitado. 

Pensión para adultos, entre los mejores clasificados

Ahora bien, ¿cómo se elaboró el Índice de Desempeño de los Programas Públicos Federales (INDEP) 2021? 

Este índice refleja en una escala de 0 a 100 el nivel de desempeño de los programas sociales, el cual se entiende como su capacidad para resolver el problema público que atiende. Y para su la elaboración se analizaron tres variables.

La primera es la calidad del diseño de cada programa social, es decir, que tan orientado está a las necesidades de la ciudadanía y a las prioridades nacionales. 

La segunda es la capacidad para cumplir metas, esto es, cuál es su grado de cumplimiento para resolver los problemas públicos. 

Y la tercera es la cobertura para atender a la población potencialmente beneficiaria; o sea, a cuántas personas llegan.

A partir de este análisis, GESOC determinó que solo 7 de 96 programas estudiados tienen un nivel de desempeño óptimo. Es decir, que son programas sociales que sí están contribuyendo de forma significativa a resolver el problema público que les dio origen, porque cuentan con una alta calidad de diseño, tienen una amplia cobertura, y presentan un avance significativo en su cumplimiento de metas. 

Entre los programas con un desempeño óptimo está el de Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, de la Secretaría de Bienestar, con una valoración de 89.7 puntos de 100. También está el de Becas de Posgrado y apoyos a la calidad, del Conacyt, con 96.2 puntos; y el programa de Investigación científica, desarrollo e innovación, también del Conacyt, con 94.5 puntos. 

Para estos programas con resultados positivos, GESOC recomendó a los legisladores que “blinden” sus presupuestos de cara a 2022. Por el momento, en el proyecto de egresos del próximo año el Ejecutivo solicitó para estos programas más de 283 mil millones de pesos, casi un 19% más que este año. 

En cuanto a los programas con alto potencial de desempeño, el INDEP incluye a 8 de 96 analizados. Se trata de programas sociales que no cuentan con el presupuesto suficiente para cubrir de forma significativa a su población potencialmente beneficiaria, por lo que la recomendación de GESOC a los diputados fue “priorizar” incrementos presupuestarios para dichos programas. 

Entre estos se encuentran Producción para el Bienestar, de la SADER, con 85 puntos; o el programa de Bienestar Comunitario, de la Secretaría de Salud, con 78.9 puntos. 

Los peores clasificados

Por otra parte, el INDEP incluye 54 programas de 96 que presentan un nivel de desempeño escaso, debido a que presentan bajos niveles de cobertura de atención a población potencialmente beneficiaria, y valores bajos, o avances mediocres, en cuanto al cumplimiento de sus metas. 

Sembrando Vida, de la Secretaría de Bienestar, con una calificación de 35.1 puntos sobre 100, o el programa de Universidades para el Bienestar Benito Juárez, de la SEP, con 24 puntos, son algunos de los que peor desempeño tuvieron. 

Para el próximo 2022, GESOC recomendó a los legisladores que no aprueben ningún incremento a estos programas, sin antes hacer “una revisión integral” de los mismos. 

Y por último, el INDEP incluyó otros 23 programas en la categoría de programas que reflejan la dispersión programática y presupuestal de la política social. Se trata de programas que presentan un bajo nivel de cobertura y que no están en condiciones de resolver el problema público que les dio origen, a pesar de que cuentan con una buena calidad de diseño y reportan buenos avances en su cumplimiento. 

En esta categoría están, por ejemplo, las becas para personas con discapacidad permanente, con 55 puntos de 100; o el programa IMSS Bienestar, con 71 puntos. 

Para esta categoría, GESOC recomendó no aprobar tampoco incrementos presupuestales sin antes hacer una revisión integral.

 252 total,  8 hoy

Comparte en redes sociales

Compartir en facebook
Share on Facebook
Compartir en twitter
Share on Twitter

Deja un comentario

Calle 50 #424-A por 43 y 45 Col. Centro Mérida Yucatán C.P. 97000
Teléfono oficina 0199 9247404 
Jorge Alanis Celular 9992314824
Correo: alanisyucatan_rural@hotmail.com / radioyucatanfm@gmail.com