A nueve años de su partida, “Cholo” es insustituible

Es el público quien más lo nombra y es la sociedad la que más extraña y recuerda a Cholo, señala Mario Herrera Flores, Mario III, al conmemorarse este domingo 4 de agosto, e cumplieron nueve años de la muerte del actor, director, promotor cultural Héctor Herrera Álvarez “Cholo”.

Es importante decir, explica Mario III, que Cholo sigue siendo insustituible.

“Los yucatecos vivimos de cerca la presencia, la calidad escénica y las genialidades que nos legó en cada una de sus actuaciones y muchos meridanos, pero en general muchos yucatecos y peninsulares siempre tenemos presente en comentarios y picardías la grandeza que representó arriba y abajo del escenario”, recuerda el actor y sobrino de la estrella del teatro regional.

A nuestra sociedad le hace falta su presencia, destacó.

Héctor Leobardo Herrera Álvarez, Cholo, (12 de agosto de 1934- 4 de agosto de 2010) fue un destacado actor promotor del teatro regional yucateco, es considerado, junto con su padre, otro importante actor, Mario Herrera Bates, (Sakuja) sus tíos Fernando (Cheto) y Daniel (El Chino), los más importantes impulsores del teatro regional en la Península Yucateca.

Poseedor de un agudo y picante sentido del humor, autor, productor, director de la Compañía de Arte Regional Héctor Herrera (en honor a su abuelo, también actor de teatro), marcó un antes y un después en la escena yucateca al presentar los espectáculos cómico regionales más importantes de finales del siglo pasado.

Crítico, reflexivo, abundantemente irónico, Cholo desplegó y transformó el teatro de revista, el teatro carpero a escenarios profesionales y públicos donde retrató con sorna, los momentos más importantes del quehacer social, político, económico y cultural de Yucatán de tres décadas.

Cholo se distinguió por su capacidad y compromiso social frente al llevar el teatro a todos los espacios posibles, incluyendo los medios públicos, como la televisión y la radio, haciendo tele-teatro con el marcado acento yucateco.

Desde muy joven se distinguió por su ímpetu y deseo de destacar, a los 16 años, forma su propia compañía teatral y se va a los municipios llevando el teatro regional. A los 18 años, viaja a la capital del país para probar suerte, como antes lo habían hecho su padre y sus tíos, quienes lograron roles en películas nacionales.

Ahí, en los años sesenta, logrando destacar a lado de las grandes figuras del teatro como Manolo Fábregas, Silvia Pinal y la argentina Libertad Lamarque, incursionó en el teatro formal, también en escenarios y carpas y se prodigó en las tareas de espacios escénicos universitarios.

Realizó intervenciones cinematográficas con roles cómicos y de comedia al lado de los más importantes actores nacionales del medio teatral.

Añorando su tierra, regresa a hacer una temporada y sirvió para tomar las riendas de la Compañía de teatro que había fundado su padre, Mario Herrera y construir un teatro para un público popular que le permitió presentar cerca de 150 exitosas obras, al lado de importantes figuras yucatecas con las que destacó como parejas escénicas de mestizos y otros roles actorales ampliamente recordadas.

Cholo fue productor, co-escritor y co-director así como actor de obras de teatro regional, como “La Guerra de las Ganancias”; “Amando a Miguel”; “Cuna de Perros” las más celebradas con éxito rotundo en taquilla en su teatro, a unas cuadras de la Plaza Grande.

Compartió el escenario con Ofelia Zapata “Petrona”, Madeline Lizama “Candita”, Narda Acevedo “Chonita”, Alicia Arizpe Martínez “La China” (q.e.p.d.) en 2013; Jazmín López “Tina Tuyub”, Francisco Ríos “Zapote”, Nancy Roche, Bertha Merodio, Elizabeth Gutiérrez, Mario Herrera Flores “Mario III”, Manolo del Río “Pixculín” y contó con el acompañamiento de su padre Mario, su tío Fernando y una larga lista de actores presentaron las puestas en escena más comentadas y celebradas.

En 1990, crea la pareja “Cholo y Tina” con su esposa Jazmín López, logrando grandes éxitos como: “Nada Quincenal”, “Koy Story”, “El Huevo del Águila”, “Mirando a tu Mujer”, “X’la Drácula” y tantas obras más de gratos de recuerdos.

Al final de su carrera, y siguiendo el impulso de su presencia, Cholo incursiona en la política y es candidato a la gubernatura del estado por un partido de izquierda. Tras cinco décadas de vida profesional artística, Héctor Herrera recibió innumerables reconocimientos, entre ellos la Medalla Yucatán, Medalla al Mérito Artístico y condecoraciones por su capacidad artística.

En honor a su aportación artística y genialidad por el teatro regional yucateco, el Ayuntamiento de Mérida creó la medalla que lleva su nombre y que se entrega anualmente a actores y profesionales de este género que han destacado y que conservan el legado en foros y espacios teatrales, con ello, la ciudadanía ha dedicado dos espacios para evocar su presencia en distintos puntos de la ciudad.

A nueve años de su desaparición física, Cholo sigue siendo un referente en el quehacer cultural y la sociedad aún recuerda sus genialidades, sus aportaciones y tareas artísticas que legó a lo largo de su vida profesional.

ACOM

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja un comentario