Crecer un hijo hasta los 18 años cuesta hasta 2 mdp en México

El notable aumento del costo de vida y la constante reducción del poder adquisitivo del trabajador mexicano han puesto en un predicamento poder tener hijos.

Según la Revista del Consumidor, crecer a un niño en una familia nuclear de cuatro personas cada día es más oneroso y difícil, el estudio ofrecido por este organismo detalla que crecer a un niño hasta los 18 años en una familia puede costar entre 2.6 y 2.9 millones de pesos.

El estudio presentado por esta dependencia realizada en 2018 concreta que en México un padre de familia, con un salario de hasta 8 mil pesos, tiene que hacer un esfuerzo mayúsculo para poder darle a un hijo el sustento necesario en alimentación y educación, sin incluir salud y otros gastos indispensables.

Los datos de este reporte establecen que las familias mexicanas se han reducido en número de hasta 3 personas con respecto a 1960, cuando una familia se integraba por dos papas y cuatro o cinco hijos en el medio urbano y hasta 5 personas en el medio rural, donde una familia podría integrarse hasta por seis y siete hijos.

En este esfuerzo, una familia numerosa es casi imposible ante el rezago salarial que sufren los trabajadores, que no pueden cubrir sus necesidades más apremiantes con la asignación fijada por el gobierno. En este caso el problema se agrava porque el monto estimado para la atención de un hijo en una familia supera el 26% mensual del salario del trabajador.

En responsabilidad, un trabajador tendría que alcanzar un sueldo promedio de 18 mil pesos para dar soporte adecuado a su familia, en su caso esposa y dos hijos para cumplir con las necesidades más apremiantes.

En México, tener un segundo hijo cuesta un 30% más que el gasto establecido para el primero, siempre y cuando sea del mismo sexo, ya que el gasto se reduce por contar ya con ropa y materiales utilizados. Sin embargo, si el segundo hijo es del sexo opuesto, el monto se mantiene al estimado final para el primero.

Los informes de la evaluación establecen que una familia formada por una pareja de recién casados alcanza un gasto establecido en 9 mil pesos mensuales. Si a esto se agrega el nacimiento de un primer hijo, los gastos únicamente por el embarazo y el nacimiento podrían aumentar hasta 12 mil 600 pesos mensuales, sin contar que un parto en una clínica pública y sus implementos (pañales, ropa, biberones, esterilizador, cuna, bañera, etc.), superan los 60 mil pesos.

Los datos que arroja esta evaluación concretan que el medio rural, el crecimiento de un niño puede costar hasta un 60% menos que la zona urbana, estableciendo las mismas condiciones.

El monto anual crece conforme al desarrollo del niño, esto significa que el estimado final del gasto no incluye productos con el IVA que se adquieren durante el crecimiento del menor y gradualmente hay que incluir el 3% de la inflación que impacta en promedio a México.

México es uno de los países más caros para crecer a un niño, debido al rezago salarial económico de las familias, que infieren de manera directa en las cargas y formas de vida, vivienda, transporte, alimentación, vestido, salud, educación más indispensable para una familia de cuatro personas, destaca el informe.

Los datos que inciden en este estudio enmarcan que, un padre de familia con salario de hasta 8 mil pesos debe de utilizar el 30% de su salario para el pago de la casa (crédito-renta); 10% en transporte, un 21% el alimentación (cuatro personas); 14% para gastos diarios (luz, agua, servicios); además de un 20% en aspectos necesarios de salud, ropa y seguridad) un 3% para otros aspectos, reparaciones, gastos superfluos restando un 2% para diversión.

ACOM

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja un comentario